Ana Boyer “Un Caramelito muy soso”


ANA BOYER CARAMELOLa hija de Isabel Preysler demasiado light

Sobre Mario Vargas Llosa: “Es encantador conmigo, y además hace feliz a mi madre”

Madrina de la fiesta de navidad de una firma de moda de nombre dulzón

 

La firma de moda “Caramelo” ha celebrado una fiesta de promoción. El gancho era Party de Navidad con Ana Boyer. La expectación ante la presencia de Ana desbordó las previsiones de los organizadores. La hija de Isabel Preysler y el desaparecido Miguel Boyer atraía toda la atención de los medios. El morbo asegurado por el amor que Mario Vargas Llosa ha sentido por su madre durante muchos años, cuando mamá estaba felizmente casada con papá (Miguel Boyer). Un amor que ahora están viviendo plenamente. La ausencia de la joven en Miami para celebrar en familia El “Día de Acción de Gracias”, junto con mamá y el “tito Mario“, desató todo tipo de comentarios sobre si ella censuraba esta relación. Por este motivo la tienda de moda “” estaba tomada por cámaras y redactores.

         Ana Boyer aparecía muy sobria, con abrigo y pantalón. Durante el posado Ana se negó a despojar del abrigo, pese al tremendo calor de los focos y el aire acondicionado. Diametralmente opuesta a su dicharachera y simpática hermana Tamara Falcó Ana Boyer parecía una ejecutiva dando el balance de la empresa. En su descargo la sinceridad con la que habló de todos los asuntos personales. La elegante ejecutiva preguntada sobre Mario Vargas Llosa respondía: “Es encantador conmigo y además hace feliz a mi madre”. No aclaró si ha leído al nobel escritor, su hermana Chábeli Iglesias a sus cuarenta años aún no conoce la obra del “tito” Mario. “No he leído ninguno de sus libros. “Estoy muy ocupada en mi trabajo restaurando mansiones, y cuidando de mi familia”, declaraba Chábeli Iglesias esta misma mañana en televisión. La ejecutiva Ana Boyer continúa con sus sinceras respuestas. Sobre si la decisión de irse a vivir con Fernando Verdasco ha estado motivada por la relación de su madre con Vargas Llosa, segura: “No, qué va. Lo teníamos pensado desde hace tiempo. Simplemente ha coincidido”. Sobre su posible boda con su novio Fernando Verdasco, Ana pedía calma. No hay prisa por el momento. Tampoco sabe  si será antes o después de la de su madre con el nobel Mario Vargas Llosa. De su convivencia con el tenista la conclusión final, “ahora se ven mucho más”. Cocinan muy poco, por lo que no manchan. El pero,  “lo desordenado que es Fernando, al que califica de desastre”. La casa en la que conviven es alquilada y no tienen planeado comprar ninguna de momento. Las próximas Navidades (las segundas desde que falleció su padre) las celebrará con toda la familia.

         Como pueden ver un “caramelo muy light”. Ni embarazos, ni escándalos familiares…Todo muy en su sitio.         

© COPYRIGHT PIPE YALE

pipeyale@disparatesmagazine.com

© COPYRIGHT PIPE YALE

pipeyale@disparatesmagazine.com

PARA CONTRATAR TU PUBLICIDAD:

publicidad@disparatesmagazine.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *