KADAN NAVARRO “EL SEÑOR DEL TERROR”


KADAN NAVARRO

 

 

 

EL POLÍTICO.

Estaba en la taberna “Las Pipas”, donde te servían como aperitivo, cuando pedías una Mahou 5 estrellas, un buen cuenco repleto de frutos secos, especialmente de pipas sin sal.

Tugurio, antro, whisky de diseño, gafas virtuales…

Y chips.

Adornando muñecas hinchables biológicas con sombreros de cowboy, y tangas de silicona comestibles, como lo hacían los antiguos políticos con las mujeres de carne y hueso; así era el bar de mi hermano. Buena marihuana mutada, licores destilados en media hora, pantallas de interacción con los bio-chips injertados, e innumerables bandejas rebosantes de finas lonchas de jamón de pata de cebra, pezuñas desgastadas de tanto trote incluidas.

Era una mezcla perfecta de convivencia entre lo rural y lo urbano, lo moderno y lo tradicional, al fin y al cabo. Un lujuso habitáculo perfectamente diseñado por un arquitecto que manejaba todas las perspectivas con solvente maestría comprobable. Trabajo de campo, psicología, naturaleza humana, política, religión y multitud de oficios formaban la argamasa definitiva de despojos humanos troceados con las motosierras rudimentarias de una España peculiar y profunda, el mejor lugar para liberarte del estrés de la Urbe y su decadente sistema tecnócrata…

<<Los dos extremos (entre lo moral e inmoral) presionan para separarse, es inevitable>>…

A la entrada, destacaba un portero con el córtex frontal mutado, con los testículos más pequeños que el hueso de una aceituna tras sucesivos ciclos del mejor Testovirón, el más potente Winstrol, combinado con altas dosis de hormona del crecimiento, y reforzado con Neo-Decadurabolín, más lo que le daba mi hermano de fumar.

El gorila desdentado me miró a los ojos y me chismorreó lo siguiente:-“¿Has visto las noticias?”

-“No”. –Le contesté-“Ya sabes que la última puta que me subí a casa ha ocupado todo mi tiempo, pero como ya te puedes imaginar, soy un hijo de puta con buenos oídos, coño… ¡Vivo justo arriba de este puto mentidero, frecuentado por ministros de paisano, paparazzis que hablan demasiado, por no hablar de las hijas de la agencia de inteligencia U.M.V, que me he acostado con todas! Y te repito, tengo buen oído… ¡Coño, que hay que explicártelo todo!”…

(Sigue la escena, y nuestro protagonista, Kadan, se pone cachondo porque todo el mundo está jugando a través de sus gafas virtuales al “Face Confesionary Day”, un juego donde todos los hombres y mujeres pueden transcribir sus más íntimas confesiones de forma anónima, pero, de tal manera, que la búsqueda de las respuestas a tales confesiones  particulares, incluso decisiones de Estado, es analizada y contestada desde otro país, por un ciudadano de características psicológicas y socioeconómicas diametralmente opuestas).

Yo, disfrazado de humano, caminé por la sala abarrotada hasta llegar al despacho de mi hermano:

-“¿Qué pasa, hermano?”- Le pregunté, con una sonrisa dibujada en el rostro.

Alberto me contestó:

-“Estamos todos alucinando con el <<Día de la Confesión de la Cara>>… ¡Es lo mejor que todos hemos visto en nuestra decadente vida! Y te lo digo yo, que he llegado a tesorero del partido que gobierna, sin estudios ni nada…Empecé de camarero aquí, y ahora soy el dueño de una cadena de locales de moda de élite, además de gestionar la economía de este puto país. ¡Joder, hermano, te quité tu sueño!… ¡Ah, tío…! Por cierto, no te enfades por lo de tu exmujer modelo. Tío, yo sé que además era tu amor platónico, pero, hermano, te ha dejado, y ahora es la puta de mi mujer travesti, y últimamente comenta que se quiere casar con mi mujer y conmigo (ya sabes que la nueva ley anti-monogamia lo permite y lo recompensa económicamente). Ya te dije que te dejaras de leer y escribir, y que te vinieras a trabajar al local conmigo. Te recuerdo que en el Quijote queda expuesto en evidencia que los que más saben de todos los asuntos son los taberneros y los barberos, hasta el cura lo sabe, mira lo que me dijo: -<<Si hay algo que el mafioso no te pueda arreglar, habla con el tabernero>>…Y añadió: -<<¡Anda, que no te habrán dicho a ti de todo, resabiado, que ya te sabrás todas las caras de los que cortan el bacalao, pues estás ahí todos los días!>>”

-“Te lo dije, hermano…Acuérdate de lo de <El Gallo> y Ortega y Gasset (donde el torero, al ser presentado al pensador filósofo, comentó que; <<-desde luego, es que hay gente pa tó>>, así que no me vengas ahora con que estás en la calle, y no tienes ni para comer…”

Alberto agitó la saca repleta de monedas y miró sus zapatos tan pulcros como modernos para hacerme sentir que era un muerto de hambre. Pero yo tenía un as debajo de la manga para ganar la partida:

-“Tranquilo, hermano, ahora soy yo el tesorero, porque he montado un negocio dentro de tu negocio. “El Face Confesionary Day” lo he inventado yo, desde las sombras. Y la puta con la que he pasado estos tres días era tu mujer travesti, que no estaba de viaje de negocios multimillonarios en París, si no conmigo…Pura conejilla de indias de mi experimento…Me llevo a tu portero; lo embruteceré aún más para que hable menos y muerda mejor, habéis perdido la esencia de Maquiavelo, estúpidos…Ya no necesito tu dinero, hermano-Estado; tu ejercito ahora está a mi servicio y es perfecto para los implantes. Cuanto más viejo en espíritu sea el sistema, menos desconfiará la gente de sus nuevos ropajes tecnológicos. Eso sí, los que dan la cara ahora tienen que ser jóvenes por la imagen, pero detrás de ellos estoy yo, el Perro-Viejo, el Monstruo Kadan. ¿Quieres unas pipas de aperitivo, hermano…?”

(El monstruo Kadan reía, y reía y daba volteretas como un chimpancé cuando ha ganado en el juego).

No hay mejor delator que ellos mismos, ante la ausencia de la tortura.

CONDENADOS A AMARSE//RECUERDOS DEL MONSTRUO KADAN SOBRE LA NATURALEZA FEMENINA:

Creo, querido lector, que ya te habrás dado cuenta de que yo no soy ese Quijote que cabalga en busca de recuperar su honor y su “cordura”, a base de aguantar pedradas en la cabeza, palos en los lomos, y cuchillos en las tripas:

Por lo tanto, afirmo que soy un personaje desconcertante que va y viene, siempre en fuga, desbordado por amores platónicos imposibles de conseguir porque soy un príncipe pobre…

De tal manera, que no puedo por menos aceptar un hecho de suma importancia:

<<He sido muy guapo, entre otras cosas, y he tenido que vender mi alma para saborear  la fama, que es la mayor tirana que jamás puedas conocer: Ese es el amor que vas a recibir, el de una tirana, el de una LOBA SEDIENTA DE SANGRE.

Cuando presentes formalmente una novia a tu madre, vete preparando para quedarte en la calle, sin dinero, sin hijos, sin honor, porque hay una cosa que le gusta más a la LOBA que la sangre:

“EL RECORDAR QUE SIGUE SIENDO LOBA. Y SER CONSCIENTE DE QUE NINGÚN HIJO RICO TRAICIONA A SU MADRE ANTE ESA PETICIÓN”>>.

© COPYRIGHT KADAN NAVARRO

PARA GESTIONAR TU PUBLICIDAD

pipeyale@disparatesmagazine.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CONDENADOS A AMARSE//RECUERDOS DEL MONSTRUO KADAN SOBRE LA NATURALEZA FEMENINA:

 

Creo, querido lector, que ya te habrás dado cuenta de que yo no soy ese Quijote que cabalga en busca de recuperar su honor y su “cordura”, a base de aguantar pedradas en la cabeza, palos en los lomos, y cuchillos en las tripas:

Por lo tanto, afirmo que soy un personaje desconcertante que va y viene, siempre en fuga, desbordado por amores platónicos imposibles de conseguir porque soy un príncipe pobre…

De tal manera, que no puedo por menos aceptar un hecho de suma importancia:

 

<<He sido muy guapo, entre otras cosas, y he tenido que vender mi alma para saborear  la fama, que es la mayor tirana que jamás puedas conocer: Ese es el amor que vas a recibir, el de una tirana, el de una LOBA SEDIENTA DE SANGRE.

Cuando presentes formalmente una novia a tu madre, vete preparando para quedarte en la calle, sin dinero, sin hijos, sin honor, porque hay una cosa que le gusta más a la LOBA que la sangre:

 

“EL RECORDAR QUE SIGUE SIENDO LOBA. Y SER CONSCIENTE DE QUE NINGÚN HIJO RICO TRAICIONA A SU MADRE ANTE ESA PETICIÓN”>>.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *