KADAN Y MANUEL


 

Manuel Espino

????????????????????????????????????

SEMBLANZAS:

 

MANUEL ESPINO:

 

“Con el premio <<Villa de Brunete>> de Ensayo y Humanidades recién otorgado y dos exposiciones de cómic, ilustración y manga consecutivas en la Casa de la Juventud de Brunete (Centro Aniceto Marinas), ciertas malas lenguas comparan a Manuel Espino Jiménez (Madrid, 1968) con los grandes maestros del terror (la imaginación que configura los universos perturbadores de King, lo perverso de los mundos de Barker, y la narrativa clásica, opresiva y asfixiante, de Poe), pero este joven potencial relevo parece Bradbury en un relato, Lovecraft en otro…

Contactó con la editorial Japonesa Kodansha L.T.D (Tokio, Japón) cuando estudiaba tercero de Filosofía y Letras y publicó la serie de manga (texto, dibujo y color) “Dragon War”, lo que le lanzó al mundo del cómic y el Story-Board. Miembro del jurado del salón del cómic de Barcelona (Ficomic), publicó la serie “Yo Fui Diosa” en la revista “Mundo Antiguo” (Ed. “Lyncro”, Madrid) y expuso originales en el Salón del Manga de Barcelona, hasta derivar hacia el proceloso mundo de los Story-Boards para diversas productoras, odisea que culminó con “Alumbramiento”(Victor Erice, Cannes 2002). Compaginó su labor de ilustrador (Director Artístico de “Arte Veracruz, pintura decorativa”) con la elaboración de numerosos proyectos para cine y t.v (“Ruedo Producciones”, “Elemental Films”, “Maldoror”, “Impacto Films”…), e investigó nuevos formatos de expresión: “La Venganza de Bronson Lee” y “Fajardo”, (Youtube), dos cortometrajes (guión, dirección y actuación), estrenados en cine (Multicines Oympo, Boadilla del Monte, Ciclos de Cortos).

La llamada de la literatura desnuda y cruda era inevitable: Conoció a otro escritor excelente, Kadan Navarro (“Ciudad, Ed Personal // “Humano” Ed. Araña // “El Libro Negro” Corona Borealis) también de esta casa, y juntos co-escribieron la novela “Un-Árbol” (Novum Publishing G.M.B.H, Germany) a la que siguió “Cómo Encontrar a Dios en 7 Días” (Ed. “Creación, Madrid, con la que van a publicar otros tres libros, ya entregados y sujetos a contrato: “Jerusalem Interior”, “Más Allá de ti Mismo”, y “Las Oraciones del Peregrino”). En medio, Manuel publicó el libro de relatos de terror “L’Enfantville” (Araña Editorial, Valencia), claro exponente de lo que se nos viene encima.

“El Factor Tiempo” remueve, perturba, e impide conciliar el sueño al lector más curtido…

<<Semblanza del próximo libro de Manuel de inminente publicación “EL FACTOR TIEMPO”, editorial Corona Borealis>>

 

DECÁLOGO:

Diez consejos básicos para sobrevivir a la fama:

 1. Te impondrás límites estrictos a la hora de pretender aparentar ser más joven según transcurren los años:

 

Acotarás con intransigibles límites la cantidad de silicona inter-labial (que te hará parecer como Angelina Jolie besando una pecera, pero con un cuerpo que se adentra en la séptima década de su vida), dosificarás las infiltraciones de bótox (pretendiendo estirar párpados y mofletes más allá de lo que da de sí un sueldo mileurista), etc, etc…Una cosa es saber adaptarse a cada edad con estilo y elegancia, otra cosa es abusar del péndulo de las liposucciones, que algún día romperá el gráfico del envejecimiento natural, y nos conducirá al otro extremo de una imagen triste por patética…Y no abuses de los rayos U.V.A, o parecerás una Scarlett Johanson transformada en Naomí Cambell, sin ni siquiera pasar por el estado de Halle Berry.

 2. Aprende a golpear con estilo a los paparazzi

El Kick-Boxing está especialmente indicado para quebrar la tibia de un indiscreto paparazzi, y evitar que nos siga a la carrera por una callejuela arrastrados por nuestra novia de última adquisición, examante de la hija de alguna vieja gloria. El karate y el Taekwondo quedan reservados para espectaculares patadas voladoras en escaleras mecánicas de aeropuertos y centros comerciales varios. Recomiendo encarecidamente el boxeo en casos de cuerpo a cuerpo a corta distancia, véase para golpear un bloq de notas con un crochet a lo Tyson, o noquear un móvil con un repentino upper-cut. El kung-Fu más avanzado queda reservado para las persecuciones de motoristas, en cuyo caso se puede desplegar desde la ventanilla abierta o el propio capó de la limusina un surtido y variado abanico de golpes letales, capaces de astillar el trípode de una cámara o alcanzar los puntos vitales del más insistente periodista.

 3. En todo momento, mantener el suspense sentimental:

En caso de relaciones mediáticas, hay que establecer el perfecto peloteo de un partido de tenis profesional. Al público le provocan morbo salvaje y satisfacción incontenible las rupturas entre famosos, pero nunca se debe aclarar nada de modo definitivo:

-“Ahora la dejo/ Ahora vuelvo con ella/ Nos hemos separado, pero no estamos distanciados/ Nos hemos dado un tiempo para pensarlo, pero no hemos hablado del divorcio todavía/ Sí, este famoso me cae muy bien, y salimos a cenar de vez en cuando, pero aún no hay nada en firme”…

 4. Dominar el ancestral arte de dosificar todos los subtipos de frases neutras y desinformativas:

-“Ni afirmo, ni desmiento esta relación que me atribuís, sino todo lo contrario”.

-“No digo que no me gustaría tener un hijo con George Clooney, pero es un momento muy prematuro para hablar de esos temas”.

-“No sabría decirte en este momento si quiero volver con esta tonadillera, tenéis que dejarme que lo piense un poco mejor antes de la siguiente exclusiva”.

Y una ristra interminable de perlas semejantes, destinadas a mantener la tensión del eterno culebrón.

 5. Contratar un avezado y experimentado profesor de gazapos verbales:

Intentar evitar comparecencias ante el público y la prensa parecida a esta:

-<<Yo me comparo con Tamara Falcón, me encanta estar en el “candelabro”, soy todo “glamurt”, no tengo la culpa de estar siempre en el papel “cuchét”, la culpa la tienen los “parapachis”, es mi “indiosingracia” personal, yo no soy un “vips” de esos llenos de “superficialismo”, y no me pongo un “Luchino y Visconti” para ir a comprar mis berberechos al “súper”, estoy “replantándome” la vida y soy “cosciente” de que siempre estoy en el punto de “miras”>>.

6. Manejar el arte de generar expectativas profesionales futuras:

Ya no basta con disimular caídas madrugadoras, ni ocultar la celulitis con un gigantesco armario ropero diseñado para ello; en toda comparecencia ante la prensa y los medios hay que emplear la siguiente estrategia:

Siempre se tienen proyectos en el horizonte, se anuncian todos los contratos que se están barajando (pese al gafe que ello lleva implícito), o, como mínimo, se anuncia que se están estudiando diversas “ofertas”. En cualquier caso, siempre hay que introducir entre tres y siete veces la palabra “trabajo”, y también conviene añadir, ante cualquier pregunta relacionada con el tema, lo coletilla: “No lo descarto”.

 7. Entregar religiosamente las dosis de carnaza básica a la plebe:

Tabletas de gimnasio en una playa de Ibiza, pactados cuernos intempestivos en una discoteca de moda, esas braguitas (¡o la escandalosa ausencia de ellas, mejor!), al entrar  en el Mercedes plateado, con la nariz más blanca que la cima del Everest …

Cada cierto tiempo es fundamental que hablen de uno (y si es mal, mejor)

 8. Adherencia concupiscente a todo medio que se mueva:

Arrastrarse por misérrimos platós de televisiones de primera, segunda o tercera división, algún “negro” que no fotocopie demasiado obras ajenas que te escriba” el libro de tus memorias”, apuntarse a concursos absurdos (de la moda del momento: “Sabotea al Superchef por el mundo”, de convivencia: “El Ascensor”, o del subtipo de disciplina gimnástica: “Mira quien se contorsiona”), es una estrategia fundamental para preservar encendida la llama del candelabro mediático.

 9. Aprender a pactar fotos:

Si te pillan un celulítico culo en pompa en Benidorm mientras te agachas para     desenvolver tu bocadillo de atún, si por fin has extraído de la nariz ese inacabable moco que tanto te molestaba y que ahora sabe tan bien, si te ajustas ese tanga mientras bostezas, si te han pillado de resaca  con uno de los “chandals” del jardinero para comprar la botellita a primera hora, si creías que nadie te miraba en las entrañas de ese pub anónimo mientras le comías la boca a una bella desconocida, más o menos profesional, debes aceptar el hecho de que tendrás que pactar preparados, insulsos y artificiales posados para una revista o medio, y encima vas a tener que contestar a una ronda de preguntas tan previsible como estúpida.

¡Famoso/a estás avisado/a!

10. Vete haciendo íntimo amigo de un buen abogado:

Anticípate a tu inminente horizonte personal, desbordante de futuras querellas y juicios por difamaciones, incumplimientos, demandas, multas,…etc. Y si ese abogado trabaja frente a un cuadro de Guillermo Tell y su famosa manzana, y el ventanal de su despacho está orientado frente algún idílico lago de un cantón de Suiza, mejor que mejor

MANUEL ESPINO.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *