“Robo con alevosía consentido”. LG. G3


Probemas con el LG G·3©Pipe Yale

Un teléfono  muy caro con numerosos problemas

La compañía “naranja” ¿cómplice? 

Esta denuncia la formulo en primera persona ya que me siento damnificado por un producto muy caro adquirido a través de la operadora “Orange”. A día de hoy ya no pertenezco al selecto operador naranja por las reiteradas “putadas” que me han hecho en más de diez años “a su servicio”. Abusos en las facturaciones; reiteradas muestras de ineficacia; productos con taras de fabrica; problemas con bajas y altas, creando dobles facturaciones por mismo y único servicio… En fin, toda una larga lista negra con ellos. Por no citar la cantidad de ocasiones en las que no he recibido el servicio contratado por problemas de sus respectivos departamentos, cada uno de ellos se inhibe con respecto a otro, creando verdaderos quebraderos de cabeza a este sufrido usuario. Muchas ocasiones totalmente incomunicado, ni móvil, ni fijo, que me han causado perdidas tremendas, así como tener que salir de madrugada con el portátil en busca de una red desde la que transmitir mis fotografías a la Agencia de Prensa Look. En algunas ocasiones estos archivos no han llegado a tiempo por ,o que he perdido ventas muy considerables. Todo un calvario con estos señores “naranjas”. Otro problemilla a destacar, la doble facturación: fijo-móvil. ¡Ay! de ti¡, si por casualidad el banco devuelve los recibos, la compañía aplica un recargo de 20 € por ello. Pero, hay truco, un truco muy jugoso para estos ácidos operadores. Los 20 € de recargo por cobro se aplican a cada una de las facturas, la del fijo, y la del móvil. El negocio redondo para el cítrico, 40 €, la suma de ambas factura. De nada vale explicar a estos consentidos “¿ L ? de guante blanco”. “UN MISMO CONTRATO, PERO DOS FACTURAS”. Con la crisis desgraciadamente se han devuelto muchos recibos de las telefónicas. Yo hablo de Orange, ya que he sido su querido “cliente” durante muchos años. Un ejemplo, además de lo ya dicho al principio: “He tenido muchos contratos en Orange, Todos con nombre de bichos.  El último, Fibra-fijo+Móvil (Canguro Plus). Todas las llamadas desde el móvil gratis e ilimitadas. Precio cerrado, al que había que sumar la compra de un terminal, el dichoso LG.G3. Más o menos IVA incluido tendría que haber pagado al mes 64 €. Bien, el año pasado, tres meses antes de finalizar la garantía de mi flamante terminal “LG.G3·”, volvió a fallar (Se reiniciaba constantemente y no abría ninguna aplicación). El primer fallo con este modelo de teléfono fue a los pocos meses de adquirirlo. Con apenas seis meses en mi mano, lo mandé a reparar a la operadora. Pese a pedir un terminal nuevo, me tuve que contentar con la reparación que cubría mi seguro, así como uno de sustitución. Al grano. Tardaron días en facilitarme un teléfono de sustitución. Primero me mandaron uno de baja gama y para colmo roto. Tras muchas quejas y varios días de espera me mandaron otro. Al final estuve más o menos incomunicado más de diez días. Cada vez que hay un problema o devolución de alguno de sus componentes hacen nuevo contrato. En fin que lo del móvil coincidía con un cambio de domicilio, nueva fibra óptica… Nuevo contrato, nueva fibra…. Más tiempo “pillado” por la compañía. Días y días de quejas sin poder trabajar en casa. Lo de las quejas merece capitulo aparte. He perdido días y días intentando buscar soluciones sin resultado. No exagero un ápice, si sumo las llamadas, las esperas, cada diferente departamento, les aseguro que han sido muchos días perdidos, para nada. Cada departamento se pasa por el forro lo que te ha ofrecido el anterior. En definitiva,  mi bonito y genial “LG-G3”. salió rana, tarado de fabrica. Varías visitas al taller sin haber cumplido los dos años de garantía. En diciembre del 2016 abandoné definitivamente Orange. Mis reclamaciones no han tenido efecto alguno, salvo algún que otro descuento por sus continuados abusos. Ahora figuro en la lista de morosos por negarme a pagar un recibo que considero ilegal (50 €), como he explicado a los señores de la gestoría encargada del cobro, que me persiguen concienzudamente, todo hay que decirlo. Yo les pido la devolución de las cantidades ilegalmente cobradas por doble facturación, daños y perjuicios por las reiteradas ocasiones que me han dejado incomunicado, sin posibilidad de trabajar. También la estafa del dichoso “LG.G3”. Este terminal lo he pagado religiosamente durante dos años. El precio al adquirirlo en Orange,  más de 700 €, así como dos años de fidelidad. Dos años de Antiácidos, Omeprazol, Valium,  Orfidal, Tilas, Pastillas para la tensión, Antidepresivos … Anti-gilipollas (por estar  con ellos consintiendo tanto abuso). En fin, termino. Tengo un maravillosos teléfono móvil de alta gama. “LG.G3”. Con apenas dos años y medio se ha vuelto a estropear. Tras varias visitas al taller, de mayo a julio, al final me dicen que no hay arreglo posible. Mi “LG.G3” no se puede reparar. Su placa base ha muerto. No hay arreglo posible. La Obsolescencia Programada”  ha funcionado a las mil maravillas. El puto teléfono de los cojones me ha costado un pastón, numerosos disgustos, visitas al taller, quebraderos de cabeza, contratos nuevos…”

Estoy revisando comentarios en diferentes foros de internet. La búsqueda: “LG G3”. Todos y cada uno de ellos hacen mención al fallo “reinicio constante”, “calentamiento del dispositivo”. En definitiva, el problema que a mi me aparecía al poco de adquirirlo, “REINICIO CONSTANTE, BUCLE”. De mayo a julio ha estado entrando y saliendo del taller. Alas dos o tres horas de encenderlo volvía a reiniciarse, fallar las aplicaciones… Por si las moscas, lo he llevado el pasado miércoles dos de agosto a otro taller, recomendado por el informático de la Agencia de Prensa Look. La llamada confirma el diagnostico anterior. “No hay arreglo, es la placa base la que falla”. Mi precioso “LG G3” ha muerto.

“Pues nada, a tomar por culo. Setecientos pavos a la basura. “Adquirí mi segundo teléfono móvil LG defectuoso. Ahora he tenido que echar mano del anterior terminal de esta dichosa marca coreana. Con más de seis años de antigüedad sigue funcionando, mal que bien, pero funcionando. Quiero reiterar ,una vez más, que este terminal “LG G3″ venía con problemas de fabrica. Que adquirí dicho modelo de alta gama por lo satisfecho que estaba con el anterior modelo LG. Intenté, nada más detectar el primer fallo, que Orange lo cambiara, pero no hubo manera. LG no debería consentir estos fallos. En internet hay mucho descontento y criticas a este modelo “LG. G3”. Como pueden observar en las imágenes de esta denuncia, he vuelto a utilizar el anterior modelo que adquirí con anterioridad a esta firma coreana. Desde aquí animo a todos los usuarios de este modelo a escribir a la revista. De esta manera podremos poner una denuncia global.  Algo podremos conseguir. Al menos habremos protestado. Otra cosa, la Unión Europea está a punto de obligar a los fabricantes a vender sus carísimos productos sin la “OBSOLESCENCIA PROGRAMADA”, con suficientes piezas de repuesto  para reparar los electrodomésticos, ordenadores, teléfonos… Hace tiempo en Francia ya obligan a las marcas a vender sin la consabida “Obsolescencia”. De momento formulo esta queja denuncia a la espera de alguno de los responsables de este robo más que probado.

Fdo.

Felipe Navarro

©Pipe Yale  

pipeyale@disparatesmagazine.com

Estos son los dos modelos, de teléfono LG,  de mi propiedad, adquiridos a través de la operadora Orange. Como se  puede observar el modelo más antiguo aún funciona, mal que bien, pero funciona. El LG G3 de alta gama es el que ha fallado desde que lo adquirí  (no llega a tres años). La compañía Orange no quiso cambiarlo por uno nuevo, pese a estar en garantía. Los graves problemas derivados por la adquisición del terminal LG G3 son incalculables, un verdadero calvario con esta telefonía ). Me gustaría saber quien se hará cargo de las reparaciones, así como del dinero pagado por un terminal defectuoso. ¿ LG fabrica basura o qué pasa? . EL GOBIERNO DE ESPAÑA debe mover ficha, velar por el PUEBLO, no por las potentes compañías que hacen a su antojo LEYES NO RECOGIDAS EN NUESTRA CONSTITUCIÖN. De una vez y para siempre deben defender los derechos de los consumidores. Cobros y recargos abusivos e ilegales. Por último han de exigir a los fabricantes que cada modelo que sale al mercado tenga repuestos suficientes para su reparación. descartar de una vez la OBSOLESCENCIA PROGRAMADA”  . LA UNIÖN EUROPEA VA A TOMAR CARTAS EN ELLO. Mariano Rajoy se puede apuntar un gran tanto, y muchas simpatías, si defiende la tesis anunciada hoy en los telediarios. ¡Pero claro! cuando se jubile ya sabe que la puerta giratoria de las telefonías las tendrá cerradas. 

LG.G3. Un terminal muy caro ©Pipe Yale

Mi bonito, caro e inútil terminal de la potente marca coreana LG. Es una lastima que estos fabricantes se vean empañados por un modelo defectuoso que debería haber sido sustituido por otro en perfecto estado. Si este terminal lo  hubiera adquirido en El Corte Ingles, ellos lo habrían solucionado rápidamente. Lo habrían devuelto al fabricante y me habrían dado otro igual, pero en perfecto estado. Este  es el mejor ejemplo de política de ventas no abusivas. De mantener la calidad en los productos que venden en sus superficies. ¡Ojala cunda el ejemplo de legalidad y bien servicio al publico!. En Orange te pasas la vida al teléfono hablando con una maquina o con operadores que dicen: “Esto no es el departamento, llame a …” Así horas y horas. 

©Pipe Yale       

pipeyale@disparatesmagazine.com

Para anunciarte en la Revista consulta precios en:

publicidad@disparatesmagazine.com

Si quieres comprar nuestro material o contratarnos para tus eventos:

administracion@disparatesmagazine.com

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *